sábado, 27 de octubre de 2018

Propuesta de audio 8: Paganini - Lutoslavski

Tal día como hoy aunque hace algunos años, el 27 de octubre de 1782, nació en Génova el violinista y compositor Niccolo Paganini (1782 - 1840), es por ello que le rendiremos un pequeño homenaje.

Conocido como gran violinista que frecuentaba desde pequeño las salas de conciertos, corría el rumor que había vendido su alma al diablo y por eso tenía esas grandes dotes interpretativas.

Lo cierto es que hay diferentes versiones sobre este trato diabólico que podéis encontrar con una simple búsqueda en internet. 

Nos dice Francisco Javier Tostado en su blog: "se baraja que pudiera sufrir el síndrome de Marfan o el de Ehlers-Danlos, descritos a finales del siglo XIX, que se caracterizan principalmente por una laxitud y fragilidad de la piel junto a hipermovilidad articular, ambos debidos a un trastorno genético hereditario."


Paganini - Lutoslavski
Aquí hoy nos ocuparemos de su música, en concreto del Capricho n.24 para violín, de los cuales Lutoslavski realizó sus Variaciones sobre un tema de Paganini.

Esta pieza ha sido multitud de veces versionada, desde Rachmáninov hasta Brahms, Liszt o Schumann, pasando por Lutoslavski, Goodman o Andrew Lloyd Webber quien le compuso a su hermano una versión para cello y orquesta de rock como regalo de graduación en el conservatorio.

De todas estas versiones elegimos hoy a Witold Lutoslavski.

Lutoslavski fue un pianista y compositor polaco (1913 – 1994), que cuando era joven tocaba en un grupo de cabaret junto con su amigo también pianista y compositor Andrzej Panufnik, haciendo ellos sus propios arreglos para piano a 4 manos o para 2 pianos. De todos los arreglos (dicen que unos 200) que hicieron ambos compositores, tan solo sobrevivieron a la 2ª Guerra Mundial las Variaciones reinstrumentadas para dos pianos, cuando tenía 28 años, y de las que hablaremos hoy .

El tema sobre el que se desarrollarán las variaciones originales para violín solo es muy conocido. Las notas marcadas comprobaremos posteriormente en el tema de Lutoslavski que son mantenidas en el piano I.

Tema del Capricho 24, Paganini


Si pensamos en la armonía que tiene esta melodía, pese a ser para instrumento solo, obtenemos la siguiente:
Tema del Capricho 24, Paganini
Esta sería la armonización más clásica donde podemos ver acordes de dominante y tónica con una progresión en la segunda frase/sección que nos lleva a la cadencia final. Veamos qué hace Lutoslavski:


Tema de las variaciones de Paganini, Lutoslavski
Como podemos ver, Lutoslavski respeta el tema propuesto por Paganini, pero armoníza con su propio lenguaje sin pensar en dominantes y tónicas, es decir, las funciones tonales se anulan a favor de acordes por cuartas, con séptimas... es decir, incidiendo en la disonancia.

En el resto de variaciones Lutoslavski mantendrá la característica propia de esa variación o aspecto que la destaca, por ejemplo, en la primera variación se trabaja la métrica ternaria con los tresillos:


1º variación de las variaciones de Paganini, Lutoslavski

En la segunda aparecen bordaduras alrededor de las notas importantes todo en figuración de semicorcheas en Paganini, mientras que Lutoslavski lo varía cambiando el ritmo a fusas en el piano I mientras que el piano II cambia los acentos a la primera y última corchea de cada compás con la indicación sf realizando una variación rítmica:

2ª variación de las variaciones de Paganini, Lutoslavski


Otro ejemplo interesante de cómo adapta Lutoslavski su lenguaje manteniendo la esencia de la variación lo podemos encontrar en la variación 5. En la imagen siguiente podéis ver que Paganini diferencia dos planos o elementos (notas en verde o recuadro rojo). Esos dos elementos los podemos encontrar también en Lutoslavski aunque con más densidad y repartidos entre los dos pianos.


5º variación del Capricho 24, Paganini
5ª variación de las variaciones de Paganini, Lutoslavski



Podría seguir poniendo todas las variaciones pero ahora ya es tarea vuestra encontrar las diferencias entre ambas versiones. Para ello, os dejo también con los audios y así podéis apreciar de forma auditiva el lenguaje de cada compositor. 

Os dejo con las dos versiones, primero la de Paganini para violín solo:





Y la de Lutoslavski para dos pianos:





Hasta la semana que viene!



No hay comentarios:

Publicar un comentario